¿Cómo adaptarse al estudiar en el exterior?

Tener buenas bases culturales es fundamental para la experiencia de estudiar en el exterior, ya que es importante hacer una transición y adaptarse de manera adecuada, tanto a la cultura del país al que nos vamos, como a sus normas, procesos legales y forma de vida en general. Uno de los errores que muchas personas cometen, es que se van a otro país pretendiendo hacer allí las cosas exactamente de la misma forma en la que lo hacían en su país de origen, incluso irrespetando las normas sin que esto les importe.

Adaptarse a estudiar en el exterior
Adaptarse a estudiar en el exterior

Algunas veces nos acostumbramos tanto a la forma de vida en nuestro país que quizás no nos importa quebrantar alguna pequeña norma legal o social porque sabemos que en realidad no nos penalizarán por ello, pero es un tremendo error pensar que al irnos a estudiar en otro país podremos hacer lo mismo. Por ejemplo, cuando nuestro destino es Estados Unidos, debemos saber que allí las cosas funcionan de diferentes maneras, por lo que es importante informarnos lo mejor que podamos mientras vamos preparando nuestro viaje.

De todos modos, por mucho que nos preparemos en teoría para este cambio, la experiencia es única en cada individuo y todas las vivencias que tengamos, sean buenas o desagradables, dependerán en cierta medida de los valores que ya tengamos, de esos que se inculcan en casa, y de cuán rápido podemos aprender de la cultura del país al que nos vamos.

La emoción que causa ir a estudiar, y por lo tanto vivir en otro país, rodeados por un ambiente diferente, conocer y hacer nuevas amistades, probar comidas diferentes, mientras que al tiempo estamos echando de menos a nuestra familia y amigos, son sentimientos relativamente normales que experimentaremos como estudiantes internacionales. Esta situación puede resultar un poco abrumadora, lo mejor es ir paso a paso y tomar en cuenta cada detalle.

Por otro lado, irnos al exterior también representa un impacto cultural en general. La cultura refleja los valores que cada persona ha ido adquiriendo a lo largo de la vida, inculcados en casa, en los planteles estudiantiles y en la vida diaria. Quizás, por ser de culturas distintas, nos enfrentaremos a un conflicto de valores en ciertos aspectos, porque tal vez lo que en mi país es correcto, en el país a donde voy no lo sea. También es importante tomar esto en cuenta.

Adaptarse al cambio en el exterior
Adaptarse al cambio en el exterior

¿Cómo sobrevivir al cambio?

  • En primer lugar, cuando te sientas un poco abrumado por la situación, la mejor idea es conversar. Sí, hablar con las personas, frente a frente, en especial con alguien que tenga el tiempo y la paciencia para oír lo que necesitas expresar, y poco a poco, irte integrando a los grupos en los que te sientas más cómodo, conociendo gente nueva y siendo tú mismo pero con cautela. Además, es buena idea acercarte a otras personas que estén en situaciones parecidas, por ejemplo, estudiantes de otros países o incluso alguna persona que sea de tu propio país, harás amistades de todas partes del mundo y conocerás elementos de muchísimas culturas y no solo sobre la del país donde ahora estás viviendo.
  • Debes prepararte para estar lejos de casa. Pasar mucho tiempo lejos de tu familia puede hacerte sentir incómodo y quizás sientas que algunas situaciones te sobrepasan y luego te des cuenta de que son situaciones que no te habrían afectado tanto si estuvieras cerca de tus padres, hermanos o familia en general. Una de las mejores formas de superar este difícil escalón, es manteniendo siempre el contacto con tus familiares, ya sea por llamadas telefónicas, video chats o mensajería de texto, siempre informarles que estás bien y compartir con ellos las cosas más emocionantes que te sucedan del día a día, seguramente estarán felices de saber que te está yendo bien y también te enterarás de cosas buenas sobre ellos.
  • La paciencia es la mejor herramienta. Ser paciente no solo te servirá para desenvolverte en el día a día, sino para el aprendizaje de tus materias y para saber buscar solución a los problemas. Por ejemplo, si te vas a estudiar a un país en el que el idioma sea el inglés y aunque lo conoces y puedes defenderte no te sientes 100% seguro, debes ser paciente. Practica todos los días, presta atención a lo que las personas te dicen y la forma en la que dicen cada palabra, para que vayas perfeccionando tu pronunciación y claro, aprendiendo palabras nuevas cada día.
  • Mantente siempre saludable y no te excluyas de ningún grupo. Es cierto que te sentirás más cómodo hablando en español, eso ni dudarlo si es tu lengua materna, sin embargo, no debes excluirte de conversaciones solo porque sientas vergüenza de que te oigan hablar. De hecho, es recomendable que cuando quieras hacer actividades grupales trates de incluir en ellas a personas nativas del país en el que estás ahora, de ese modo no solo podrás mejorar tu lenguaje, sino que aprenderás muchas cosas sobre la cultura de ese país que te servirán en el futuro.
  • Para finalizar, recuerda que has ido a estudiar en ese país, no solo para conseguir un título (ya sea de pos grado o máster) o para tener calificaciones y ampliar tu currículum, sino también para tener una vida social nueva y formar parte de esa comunidad que te ha abierto sus puertas, aprende de su cultura, aliméntate de sus conocimientos, no solo científicos sino también morales. Permítete ser parte de la sociedad dentro y fuera del plantel estudiantil, puedes registrarte en algún club de estudiantes, en alguna actividad extra académica cultural o deportiva, o participar en eventos de la facultad. Si tienes los recursos, aprovecha los días libres para conocer la zona e incluso realizar pequeños viajes a zonas cercanas, la idea es aprender, adaptarte e incluirte.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail